Maestros agricultores familia Llusar

A veces hasta llueve. Entonces salimos al campo y nos recargamos de sol.

Cuando Jorge y Javier Llusar pasean entre sus plantaciones de cítricos, reconocen que tienen el mejor puesto de trabajo del mundo. »Solo el aroma durante la época de floración nos supera cada vez«, se entusiasman. Solo los campos de cultivo con las mejores cosechas pueden convertirse en campos SanLucar. La recolección se realiza a mano porque de ese modo se cuida las frutas. Y esto se hace en varias pasadas de cosecha para que la fruta madure de la mejor manera.

El fundador de SanLucar Stephan Rötzer en los campos de Llusar

El fundador de SanLucar Stephan Rötzer en los campos de Llusar

texto_llusar2

Recolectores expertos descartan los frutos que no cumplen con nuestros altos requisitos de calidad. Posteriormente en el almacén se vuelve a descartar manualmente, con frecuencia más de la mitad, quedando solo los mejores frutos para SanLucar. ¿Lo mejor del trabajo? »Que podemos hacer lo que amábamos de niños: recorrer los campos y controlar que todo el proceso se haga correctamente.«

texto_llusar2