Dulces mangos contra el gusanillo viajero

Dulces mangos contra el gusanillo viajero

¿Os morís de ganas de viajar pero no podéis? Pues nuestros dulces y jugosos mangos os teletransportarán directamente al trópico. O, al menos, eso es lo que nos ocurre a nosotros: mientras nuestros exóticos mangos se nos deshacen en la boca, inmediatamente nos viene a la mente la imagen de playas de arena blanca, aguas color turquesa y exuberantes palmeras.

Nuestros mangos obtienen su intenso aroma tropical en el norte de Perú, donde crecen y se desarrollan durante 20 semanas a una temperatura constante de entre 25 y 28 ºC. Por lo tanto, no es de extrañar que sean tan dulces y jugosos, ni que estén repletos de nutrientes. Los mangos estimulan el metabolismo, previenen infecciones e incluso mejoran el aspecto de la piel: todas ellas son razones fantásticas para comer estos frutos tropicales a montones. Y aunque, por supuesto, pueden comerse al natural, existen también muchos platos deliciosos que pueden prepararse con mango, como por ejemplo: mango al curry, chutney de mango, helado de mango, smoothies de mango, ensalada de rúcula con mango o fajitas de mango. ¡Buen provecho!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.