Dulces mensajeros primaverales del sur

Dulces mensajeros primaverales del sur

Cuando recorremos nuestras plantaciones de frambuesas y arándanos en primavera, nuestros corazones se llenan siempre de alegría.

Es cuando las plantas están repletas de frutos de color rojo intenso y azul plateado y esperamos una abundante cosecha.
“Tienes que tratar las bayas con gran sentimiento. Sólo entonces serán deliciosas y llegarán así a casa del cliente”, dice el recolector Alfonso García cogiendo una frambuesa roja oscura de la planta con sumo cuidado y llevándosela a la boca con placer. Nuestras bayas crecen en armonía con el hombre y la naturaleza. Ayudamos a ahorrar agua con un sistema de riego por goteo muy preciso.

Ayudamos a ahorrar agua con un sistema de riego por goteo muy preciso. Y en caso de que haya plagas, siempre utilizamos primero los depredadores naturales como las avispas icneumónidas o los ácaros depredadores. Además, hacemos todo lo posible para que las abejas se sientan cómodas en nuestros campos. Porque sin abejas no hay fruta. Así que no sólo ponemos colmenas, sino que ante posibles enfermedades en la época de floración utilizamos solo medios biológicos y solo por la noche, para no molestar a las abejas al polinizar nuestras flores. Y es que, ante todo, queremos disfrutar de las frambuesas y de los aromáticos arándanos durante toda la primavera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.