Cerezas vendo y para mí no tengo…

Diario de campo